Nosotros los putos, ustedes los gais.

Una mancha negra  en apariencia ilegible adorna las paredes de un baño público. Detenidamente la observo, por  la geometría de sus líneas y la intensidad de sus trazos deduzco que intenta transmitirme un mensaje. Hago un esfuerzo sobrehumano y logro descifrar su contenido. “Pu”, se puede ver al decodificar la  primera sílaba. Con facilidad deduzco la siguiente parte del mensaje, es una “t” seguida por una “o”. La complejidad aumenta, pero los jeroglíficos sanitarios no pueden vencer a mi intelecto.  “El que lo lea”, con esa frase finaliza el mensaje. La sentencia me golpea; cimbra mis oídos y pone a trabajar mi mente.  Una palabra irreconocible acompaña al mensaje. Decido acudir al instrumento que resuelve mis dudas lingüísticas, el diccionario de la  Real Academia de la Lengua Española. Paso hoja a hoja y la tinta va recorriendo mi  mirada, “pata”, “perro”, “pena”, “pene”, “poro”, “puño”. Hasta que por fin la encuentro.

PUTO.  adj. U. como calificación denigratoria. m. Hombre que tiene concúbito con persona de su sexo.

-¿Qué me quería transmitir aquel sabio del pasado al cincelar en la puerta del W.C. este mensaje? ¿Por qué una práctica sexual se vuelve tan injuriosa, tan ofensiva? ¿Será casual que en los templos de la analidad encontremos este tipo de conjuros?  Pero sobretodo, ¿cómo desactivar esos conjuros para no convertirse en la denigración que intentan asignarnos?

A partir de hoy he decidido denominarme con todas las palabras que utilizan para ofender mi preferencia sexual. A  partir de hoy dejo de ser gay y me transformo en un putito, una jota, un desviado. Me convierto en  el ¡No seas maricón!, que ladran los padres cuando  un niño llora al caerse.  Ahora cuando duden mi orientación, no me pregunten si soy homosexual, digan: ¿Eres un mayete?  Soy un subversivo muerde-almohadas. Empujaré alegre toda las cacas que se me pongan en frente. Saldré en plena lluvia, extenderé mis brazos y cacheré  el granizo. Soy la pesadilla de los psiquiátricos; una loca. Plancharé arrugas y perseguiré solitarias. Si, soy todo eso y más lo que se les ocurra.

Algunxs piensan que está manera de denominarme es una forma de normalizar la violencia. Pero si rastreamos el termino “homosexual” resulta también violento, ya que su origen nos lleva hasta la medicina. Homosexual es un término médico para denominar una enfermedad, para crear también su ficción opuesta el heterosexual, el sano. Así que renunció a ese término  que quiere entenderme como sujeto de estudio de la psiquiatría. No soy homosexual, por qué no soy un enfermo.  ¿Qué es lo que me molesta de gay? ¿Por qué cambiar este término?, si gay quiere decir alegre. Volteo mi mirada a la crisis del sida, a los grupos que decidieron renunciar a la categoría de feliz. Me sumo e inspecciono en lo más hondo de su encono. De nuevo somos entendidos como sujetos enfermos, ahora no mentales, nuestra existencia conlleva una huella que hasta el día de hoy palpita en nuestras pieles. Puto sidoso, decían.   Eso no nos pone alegre, nos emputa. Not gay as in happy but queer as in fuck you, coreaba el queer nation y el act up. Denominemos putos como una manera de crear lazos con nuestra historia. Denominemos putos por qué estamos cansadxs  de ser el cliché que los medios de comunicación nos quieren imponer. Denominemos putos como una provocación política.  Somos los putos, quienes salen a la calle a combatir la homofobia, la transfobia, la interfobia, la misoginia, el racismo y todo los miedos que salgan por la creación o el descubrimiento de nuevas diversidades  e identidades sexuales.

Gay, también es entendido como dolcegabanización de la homosexualidad.  Un jotito fagocitado por las leyes del mercado rosa,  un exacerbado consumidor de mercancía para maricones, un sujeto desdibujado políticamente, un blanco burgués que habita en el último piso del edificio de moda. No soy gay, por qué no represento esos valores culturales y porqué tampoco quiero ser un sujeto que simplemente consumo lo que el capital le dicta. Eso es  traición, eso es olvidar nuestra memoria histórica.

Llamarnos putos, jotos o maricones, es hermanarnos con las luchas que los movimientos transmaricaputabollo… que se están gestando en otros lugares de nuestra realidad hispana. Seguir denominándonos como gays, probablemente no nos permita entrar en diálogo con este movimientos.

Por último, ¿Cómo subvertir el insulto? Butler a través de Austin nos explica que hay palabra que las palabras hacen cosas, crean reacciones.  Por ejemplo, cuando tu le pediste a alguien que si quiere ser tu novio, esa persona, al nombrarse como “novio”, adquiere otro tipo de connotación en tu vida. La palabra, en este caso novio, hace que la relación entre tu y él cambie, que otras dinámicas sean posibles. Del mismo modo cuando te insultan, cuando te llaman pinche puto, ese insulto, te hace reaccionar, te vulnera, crea una relación de poder donde se te inferioriza por tu condición, de un otro entendido como “normal” que tiene el poder de realizar está acción. Si nos denominamos como aquello que nos vulnera. Si no llamamos putos, la ofensa ya no se acciona, ya que para nosotros eso deja de representar un insulto y se convierte en una parte esencial de nosotrxs.

Este no es sólo un llamado a los putos, también a las lenchas, a las tortilleras, a las vestidas, a las putas, a los indios, todo aquello que por su simple existencia representa una perjuria. Nosotros somos los putos, estamos emputados y ustedes reductos de supuesta felicidad, pedazos de célula servil al capital, habitante de tu burbuja burguesa, muñecos carente de historia, ustedes, ustedes son los gays.

Tadeo Cervantes García
Publicado en el zine MariCarmen No. 0

3 Comments

Filed under Diversidad Sexual y DDHH

3 responses to “Nosotros los putos, ustedes los gais.

  1. Entonces no pertenecemos a la ¨MancomunidaD ¨ LGBT. No veo la P incluida.

  2. José M

    Parece que le das demasiada importancia a algo que supuestamente no te debe importar como el pensamiento o concepción que tenga la sociedad ante alguien como tú. Todas las condiciones ajenas a la normalidad son un “enfermedad”, yo solo pregunto ¿alguien puede definir normalidad y asegurar que ese término exista y tenga una aplicación práctica?, lo dudo mucho y ahí está la respuesta.

  3. Paulina Olvera

    Para empezar, ¿cuál es tu afán por quitar las marcas de género? Hablas de respeto y puedes respeter tu lengua, esto te lo digo como lingüísta. Ahora, como mujer homosexual y promotor de salud sexua te digo, eres el típico caso de victimización, eres de esas personas que viven en busca de la violencia a través de la victimización. Es el mismo esquema del hembrismo, violentar para ganar, pero con sutileza, que no se note y si se llegara a notar, ¡PUM! ‘Ay, es que si lo hago yo está mal porque soy homosexual’, ‘ay, está mal porque soy mujer’ y lloremos, demos lástima, así ni cuenta se van a dar del chantaje. ¿Cuál es la diferencia entre ‘pobrecito de mi, me tratas mal porque soy homosexual, estás mal, me violentas, homofóbico’ y el ‘pinche puto sidoso’? ¡¿Cuál?! Hay que trabajar desde nosotros, dejar de violentar y educar, que nuestra arma sea una verdadera equidad. Es posible mirar al otro como igual, pero sólo se logra con una evolución interna. Empezar por uno es el primer paso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s