Mundo sin Géneros

Hay un lugar en este mundo donde ya no hay familias, lo que existe una comunidad de cuidado intergeneracional donde las personas eligen libremente las formas de construir y sostener al colectivo. Todas las personas son igualmente responsables de la educación y la salud de la comunidad, por lo que cada miembro es una parte fundamental del bienestar del grupo aunque exista o no un lazo cercano con esas personas.

Se mira al poder como un bien comunitario, no le pertenece a nadie; porque de hecho nada le pertenece a nadie, las personas pertenecen a la comunidad. La convivencia es un continuo fluir de acciones: se toma la palabra, se lleva a cabo una acción cuando es necesario; se discierne en paz, porque en paz se construye.

La denudes no existe porque se ha vuelto un hábito el no usar ropa, el cuerpo es una vía más para convivir con el ambiente.  Los estados de ánimo se representan con adornos en el cuerpo que se montan con pinturas de origen vegetal o con barros de las diferentes tierras que existen; este código de comunicación permite solicitar y ofrecer compañía y apoyo a quienes lo necesitan.  En tiempos de frío, la comunidad construye espacios donde se almacena: comida, ropajes, agua, baterías de energía solar y tecnologías necesarias para su sobrevivencia; estos recursos se administran de acuerdo a las necesidades de cada persona, se decide en colectivo. Los festivales son abundantes durante las diferentes temporadas, la danza, el juego y los placeres siempre están presentes. La historia y la lengua se recrean a través de las narraciones que se entretejen en  los días de fiesta.

El juego es la vía por excelencia para el aprendizaje de todos los aspectos de la cultura no se da sólo en un espacio ni en un momento específico es parte de la vida cotidiana, la educación sobre la cuerpo es especialmente importante, ya que es una de las formas en las que la comunidad fomenta la seguridad, el cuidado, el disfrute, la paz y la justicia.

La amistad, el amor y los vínculos sexuales son motivo de exploración, cuidado, buenos trato y ejercicio de libertad. Por lo que se miran los conflictos, las contradicciones y los desbalances de las personas; se llora, cuando es necesario, se ríe cada vez que se puede; se construye en el silencio y en la fiesta: cantando, bailando, transformando el entorno; debatiendo, no siempre se está de acuerdo, pero no importa.

Me llamo Hugo, soy alcohólico, tengo 29 y 1/2 años y pues me organizo con quien se deje.

Leave a comment

Filed under Diversidad Sexual y DDHH

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s